Tu Óptica,

en Zamora

Leer a oscuras perjudica la vista y otros nueve mitos sobre la salud.

Volver

Este es el artículo que tu madre no quiere que leas porque tira por tierra muchas de sus grandes frases. Las que, durante años, te ha repetido en la playa: “Espera antes de bañarte porque se corta la digestión”. O en casa: “No andes descalzo que te resfrías”. Puedes dejar de leer y seguir viviendo en la creencia de que “la lengua se traga”, “las defensas se bajan” o que “si te cortas el pelo, te sale con más fuerza”.

Si, por el contrario, te atreves a seguir leyendo, en NIUS te ayudamos a desmontar muchos de los mitos que han ido pasando, de generación en generación. Para ello, recurrimos al doctor Fernando Fabiani, autor del libro “¿Te puedo hablar claro?”, en el que, de forma didáctica, desmiente algunas de estas frases que todos, en alguna ocasión, hemos dicho y creído. Detrás de cada mito, nos cuenta, “hay una parte de verdad que no se ha sabido interpretar, correctamente; y otra, que no tiene mucho sentido”. Aquí van diez de las creencias populares más extendidas y que son falsas:

  1. Leer a oscuras perjudica la vista. La oscuridad, como tal, impide que veamos, pero no perjudica. Al contrario, es el exceso de luz el que daña la vista. Si leemos con poca iluminación, lo que notaremos es la vista cansada por el esfuerzo, pero a los diez minutos de dejar de leer, nos habremos recuperado, sin consecuencias.
  2. Espera antes de bañarte porque se corta la digestión. De niños, todos hemos escuchado esta frase. El doctor Fabiani lo tiene claro: la digestión no se corta. “Es un invento de los mayores para dormir las dos horas de siesta veraniega”, asegura. Lo que sí es cierto es que, ante cambios muy bruscos de temperatura, hay riesgo de desmayo, desvanecimiento o mareo, pero independientemente de que hayamos o no comido antes. Eso sí, si te desmayas en mitad de un baño, evidentemente, puedes ahogarte.
  3. Si te cortas el pelo, te sale con más fuerza. Que se lo digan a los calvos, bromea Fabiani. El pelo, como las uñas, es un tejido muerto. Si se cae, es porque el folículo está deteriorado, independientemente de su largo y de las veces que se haya cortado.
  4. Se me han bajado las defensas. Si llevas dos gastroenteritis, en lo que va de año. O tres catarros, en mes y medio. O dos herpes, en una semana. Tranquilo, tus defensas están bien. Simplemente, es una mala racha. "Las defensas -asegura Fabiani- salvo enfermedades muy graves, no suben ni bajan".
  5. Los medicamentos me han dejado de hacer efecto. Falso. Salvo determinados medicamentos como los tranquilizantes (que pueden llegar a producir tolerancia), el resto mantiene los mismos efectos sobre el organismo, independientemente del tiempo durante el que se prescriba.
  6. Contra el lumbago, reposo. Está demostrado que las personas con lumbago que siguen haciendo vida normal (aunque sin grandes esfuerzos físicos y con buenos hábitos posturales) mejoran antes que las que se quedan en cama, haciendo reposo.
  7. Que no se trague la lengua. Es imposible que nos traguemos la lengua, asegura tajante Fabiani. “La lengua está pegada a la boca y nunca nos la vamos a poder tragar”. Sí puede ocurrir que, estando la persona inconsciente y boca arriba, la lengua se relaje y caiga hacia atrás, taponando la entrada de aire. En ese caso, basta con colocar a la víctima de lado, en posición lateral de seguridad, de forma que la lengua caiga hacia fuera. Lo que nunca se deba hacer es meter la mano en la boca porque, advierte el doctor, “corremos el riesgo de que, involuntariamente, nos muerda”.
  8. Si sangras por la nariz, echa la cabeza hacia atrás. Nunca. Si echas la cabeza hacia atrás, lo único que vas a conseguir es "no ver" la sangre, pero seguirás saliendo. Para cortar la hemorragia, hay que apretar el lado de la nariz que sangra durante quince o veinte minutos. Puedes ayudarte metiendo una gasa limpia en el orificio que sangra. No algodón porque se deshace y luego es difícil sacar.
  9. Hay que beber dos litros de agua al día. Falso. No es obligatorio beber dos litros de agua. “Es un cálculo aproximado que se hizo sin demasiada ciencia”, asegura el médico. Además, esa cifra incluye también el agua contenida en alimentos y bebidas. ¿Cuánto hay que beber entonces? Lo que diga tu propio cuerpo: o sea, tu sed. Sólo deben tener especial cuidado los ancianos y los niños muy pequeños en los que el mecanismo de sed, a veces, falla.
  10. Una copa de vino al día es buena. El alcohol es un tóxico y, como tal, mientras menos consumo, mejor. Si la cantidad es poca, como una copa de vino, el daño será menor. Pero nunca bueno.

 

ÓPTICA ZAMORA VISIÓN. Avda Tres Cruces 5 Zamora - Tel. 980 523 718 - Fax. 980 523 718 - optica@zamoravision.es

Privacidad - Aviso Legal - Mapa Web
Diseño web